En una día que aparentemente se desarrollaba con tranquilidad, acerca de la media mañana del lunes, un conjunto de vecinos realizó una encendida manifestación en las oficinas de Servicoop, ubicadas acerca de la calle Fontana.
Los protestas apuntaban a La carencia de servicios como cloacas, agua y electricidad en ciertos campos de Puerto Madryn, aparte de vecinos a los que se les había cortado el suministro, que exigían la reposición del mismo.
La convocatoria abarcó, en su mayor parte, a habitantes de los Distritos San Miguel y 1er magistrado Perón, campos que atraviesan la cuestión de La carencia de servicios básicos.
La queja atendió a Múltiples damnificados por el temporal que azotó Puerto Madryn días atrás; en la zona en cuestión, una buena una parte de los vecinos ya cuenta con el suministro eléctrico, mas otra porción no menos especial está actualmente “colgada” del servicio.
Esto provocó que, con las precipitaciones que cayeron días atrás, hubiese cortocircuitos y Asimismo cortes en la red eléctrica, mayormente de aquellos que contaban con conexiones irregulares y que, en esta ocasión, reclamaban la colocación de un “medidor social”.
Otra problemática que pesa acerca de dichas personas es que múltiples de ellas fueron adjudicatarias de terrenos, mas al no contar con el título de propiedad de exactamente los mismos, se les hace imposible proseguir el trámite administrativo para la instalación de los servicios y, así, convertirse en usuarios.
Desde Servicoop deslizaron de motivaciones políticas que hubieran impulsado la violenta marcha, atentos a que los protestas de los vecinos terminaron plasmándose en beligerante pintadas dirigidas al vicepresidente de la Cooperativa.
Asimismo, hubo cruces entre trabajadores de prensa y una oficial de Policía que custodiaba el ingreso al edificio, la cual “literalmente nos cerró la puerta en la cara y nos afirmó que, como uno de nuestros colegas le había ‘faltado el respeto’, ninguno iba a ingresar”, Conforme expresó un periodista que fue empujado cara afuera de las oficinas de la calle Fontana al procurar acceder a documentar la asamblea que se estaba llevando adentro, entre vecinos y miembros del Consejo de Administración.

Sin luz y con cloacas rebalsadas

Por su lado, Karen, una vecina del distrito Perón que participó de la queja, mantuvo que “tenemos una ocasión irregular, mas la contestación es que ‘debemos ir al Municipio’; él (por Leslie Roberts, actual vicepresidente ejerciendo la presidencia del Consejo de Administración hasta fin de mes) afirma que va a ir a hablar, que a ellos les corresponde ir a arreglar los transformadores, y la verdad es que hace cuatro días que no tenemos luz”.
Asimismo, contó que “aun, ciertos socios han llamado en muchas ocasiones y absolutamente nadie va a arreglarlos; la única contestación que tenemos es ir a hablar con el Municipio”.
Versa de “cuatro manzanas” del distrito Perón “que poseen las cloacas rebalsadas, y más de diez que sufren La carencia de luz”, precisó.

Construcciones acerca de un caño reventado

Por su lado, Leslie Roberts mantuvo, en relación al sistema cloacal, que “hay un camión desobstructor, y el problema de las cloacas está extendido por todo el pueblo” y citó la ocasión de la calle Ruperto Giménez, donde “está obstruida una cañería y se hicieron casas arriba, con lo que no podemos ingresar a desobstruir, hay que hacer una obra de infraestructura que es como un ‘bypass’ y se puede proponer acá; de ahí que cité a todos”.
Asimismo, pidió que los vecinos “me acompañen como ‘veedores’ para ver si hay una contestación del Municipio o bien no”.

Sistema colapsado

acerca de el suministro eléctrico, Roberts mantuvo que “nosotros podemos llegar hasta el transformador; en el instante en que un vecino llama a la Guardia y no es asociado, esta última legalmente no puede meterse a un lugar que no está cubierto por Servicoop”.
Los protestas “quedan todos registrados”, remarcó, agregando que “hay inconvenientes particulares que se incorporan a nuestra agenda”.
Asimismo, reconoció que “tenemos déficit en los tres servicios, el que está a punto de reventarse es el de cloacas; todo el agua del pueblo en Madryn llega al mar y la bombeamos para arriba, de ahí que revienta más tarde y se marcha a la zona de El Doradillo”, Conforme mantuvo a los vecinos.
El sistema “está colapsado”, mencionó, agregando que “es un problema de salud pública y nos intranquiliza tanto a nosotros como a los vecinos”.

periódico de madryn, fuente