Una multitudinaria marcha pacífica en Santiago acabó en inconvenientes que provocaron un incendio en una universidad y saqueos en una iglesia para quemar su mobiliario en una barricada, entre otros muchos inconvenientes en Chile, que luce perplejo en ante de un descalabro social que cumplió tres semanas el viernes.

Decenas de miles de participantes de la manifestación asistieron a la llamada 3era “marcha más grande de Chile”, en la céntrica Plaza Italia de Santiago, donde a pocos mts y durante de disturbios se quemó una parte de una sede de la privada Universidad Pedro de Valdivia, que alberga las oficinas de la rectoría de la corporación.

La casa patrimonial, construida en 1915, arrancó a arder por el techo en el instante participantes de la manifestación encapuchados se enfrentaron con agentes antimotines que habían encendido barricadas en los aledaños, indicaron testigos a medios locales.

Lo primero que se vio arder fue el techo de madera de la edificación donde los carros de bomberos tuvieron inconvenientes para desplegarse por la presencia de participantes de la manifestación, aseguraron fuentes de la Intendencia de Santiago.

Muy cerca de la universidad siniestrada, un conjunto de encapuchados saqueó una iglesia histórica, la Parroquia de La Asunción construida en 1876, y empleó una parte del mobiliario para encender barricadas.

a lo largo de la concentración pacífica en Plaza Italia, los participantes de la manifestación habían desplegado un enorme lienzo llamándola “Plaza de la Dignidad”.

Una marea humana se reunió por 3er viernes seguido portando banderas chilenas, silbatos y máscaras de diferentes personajes al lado de carteles con mensajes contra el gobierno de Sebastián Piñera.

La 3era marcha, convocada en redes sociales, buscaba igualar una del 25 de octubre que reunió 1,2 millones de personas y que fue seguido por otra no tan masiva, el 1 de noviembre.

No obstante los inconvenientes violentos, liderados por encapuchados que se suceden desde el 18 de octubre, De la misma forma han opacado un tanto el movimiento que No obstante prosigue activo día Después de día.

“Desafortunadamente las necesidades de la gente están siendo el ‘equino de Troya’ para todo lo malo que pasa en la calle”, mantuvo Hernán, un conserje de un edificio de Santiago, de 60 años.

Desde aquel viernes 18 de octubre, en el instante el incremento en la tarifa del metro destapó la ira en las calles de Santiago, los chilenos reclaman contra las desigualdades en un país con una economía próspera de libre mercado No obstante con un Estado ausente o bien laxo en educación, salud y pensiones.

Veinte fallecidos y más de mil heridos han dejado las manifestaciones con disturbios que han golpeado a pequeños y medianos empresarios de una de las economías más estables de Latinoamérica.

Felipe Berríos, sacerdote jesuita y referente de opinión pública, mantuvo a la AFP que piensa que el gobierno de Sebastián Piñera, uno de los hombres más ricos de la zona, ha sido muy lento para reaccionar, puesto que justamente está tocando intereses de los más poderosos.

«Hay cosas urgentes como el tema de las pensiones, el sueldo mínimo (de 418 dólares). Eso es para calmar la fiebre, No obstante para finiquitar con la enfermedad se requiere hacer un cambio de Constitución, En tanto que tenemos una que resguarda el privilegio de ciertos, entonces es un desafío mayor y de ahí que es que hay tanta tensión», apuntó Berríos.

Una reforma a la carta magna, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), semeja ser la clave para salir de una crisis que el gobierno se empeña en tratar como un tema de desorden público.

La activista Javiera Parada, exagregada cultural de Chile en USA A lo largo del gobierno de la socialista Michelle Bachelet (2014-2018), estima que «Ciertamente ha habido una falla en el sistema político». «El descontento ciudadano es con una política que no está al servicio de la gente», afirma.

Parada renunció al encuentro de izquierda Revolución Democrática Después de rechazar el respaldo que esa agrupación le dio a una acusación constitucional para destituir a Piñera. En una carta pública, pidió a sus pares responsabilidad política y unidad.

«Cuidado con bajar los estándares democráticos en el instante nos conviene», advirtió esta actriz y política, de 45 años, cuyo padre, José Manuel Parada, fue asesinado a lo largo de la dictadura.

Como promotora de cabildos ciudadanos, Parada piensa que un proceso Constituyente va a poder descomprimir la movilización.

Para Chile, que estuvo 17 años bajo una dictadura -que dejó 3.200 fallecidos y más de 1.000 desaparecidos-, significó un enorme desafío unirse para sacar al dictador por medio de un plebiscito, en 1988.

«el próximo desafío fue finalizar con un 40% de pobreza y un 20% de indigencia de extrema», recuerda Berríos, fundador de la ONG Techo.

A medida que el país crecía afrontó retos para instaurar derechos civiles, No obstante ahora «tenemos un desafío que es más complejo, puesto que debe ver con un mejor trato entre los chilenos, que no haya un chileno de 1era ni de 2da clase», incluye.

La crisis se alarga, los protestas de un movimiento sin líderes identificables suben y bajan al ritmo de me gusta y “trending topics” en las redes sociales, y Piñera luce desorientado para calmar la calle.

Por Paula Bustamante (AFP)

periódico de madryn, fuente