La bolsa porteña se derrumbó este viernes prácticamente 5%, como contestación a la Resolución de Morgan Stanley Capital Investment (MSCI) de quitar tres acciones argentinas del índice de emergentes, En tanto los inversores aguardan señales políticas y económicas del nuevo 1er magistrado electo.

El índice jefe S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) bajó un 4,8%, a 34.131,05 unidades, presionado A su vez por la llegada de flojos balances trimestrales.

El MSCI decidió «expulsar» del índice de emergentes a las acciones de Pampa Energía, Transportadora de Gas del Sur, y BBVA Francés, dos meses Después de que Argentina implementara nuevos controles cambiarios.

Entre los papeles más castigados en la rueda se descubrieron los de TGS, que se precipitaron prácticamente 12%; los de Aluar, que cedieron 9,8%; y los de Pampa Energía, que cayeron 9,4%. A su vez, los activos del conjunto Supervielle bajaron 7,7%; y los de Transportadora de Gas del Norte lo hicieron un 7,3%.

«La duro caída del mercado se produjo como consecuencia de la Resolución del MSCI de ofertar el estatus de 3 papales argentinos, a lo que se sumaron pobres balances de empresas que reflejan las contrariedades que enfrentan sus negocios», afirmó un operador.

Así, la medida de MSCI fuerza a los fondos que se anticiparon a la integración de las 3 acciones en sus carteras de inversión, a desprenderse de esos papeles.

Por su lado, la mayor una parte de los balances ingresados a septiembre no conformaron al mercado. «aunque todo el planeta esperaba resultados magros producto de la recesión, inflación y depreciación, en muchos casos lo negativo superó las expectativa», apuntó un analista.

Uno de los más esperados fue el de la petrolera argentina YPF, que avisó una pérdida de 12.543 millones de pesos (unos 218 millones de dólares) en el 3er trimestre del año, en ante de una utilidad de 13.207 millones en igual período del año anterior, afectado en parte por la duro depreciación del peso. Las acciones de YPF perdieron un 1,4% este viernes.

Considerando el amontonado semanal, el índice jefe de BYMA arrojó una alteración negativa de 4,5% (-2,69% medido al tipo de cambio implícito).

periódico de madryn, fuente