El quinto imputado por la violación «en manada» ocurrida en Playa Unión en 2012 no va a poder retornar a Miami, donde reside y tiene una empresa por el hecho de que la sede diplomática de U.S.A. le negó la renovación de la visa debido a este caso. el día de el día de ayer se realizó, en Rawson, la audiencia de apertura de investigación. “Entrá tranquilo que nosotros te cuidamos la puerta”, le gritaron a Tomas S. en el instante ingresó a la oficina judicial un conjunto de cincuenta de mujeres que lo esperaron en la entrada.
La mención debe ver con que al adolescente se le imputa haber sido quien cuidaba la puerta de ingreso al quincho En tanto sus amigos consumaban el abuso. en el instante concluyó la audiencia, el imputado salió y lo hizo con fuerza custodiado por la policía que lo condujo hasta un móvil policial para sacarlo del lugar.
El magistrado se comprometió a resguardar la integridad física del imputado y De la misma forma afirmó que las próximas audiencias “podrían realizarse en otro lugar y con mayor resguardo en lo que se refiere a la data del día y la hora», a fin de que no haya movilizaciones de colectivos de mujeres.

Se negó a declarar

El imputado admitió la apertura de la investigación y se negó a declarar. Como en los otros casos, el fiscal Fernando Rivarola deberá seis meses para investigar y más tarde presentar las pruebas camino al juicio oral. Tomas S. dejó el edificio judicial custodiado y encapuchado A pesar de lo que retornó a ser insultado largamente por las mujeres presentes que De la misma forma portaban carteles con el resto de los miembros de “la manada”.
El adolescente cuyo conjunto familiar es dueño de una empresa de Gaiman, El día de hoy en quiebra, vivía en U.S.A., más precisamente en Miami donde es propietario de una empresa dedicada a la importación y distribución de frutos de mar. Tiene como clientes a exclusivos lugares de comida de Miami y otras ciudades del país del norte.

Abuso sexual gravemente ultrajante

la ocasión que tomó trascendencia como “La Manada de Chubut” debe ver con el abuso sexual a una menor en una casa del balneario de Playa Unión. El hecho Sucedió en 2012, mas se conoció a inicios del año en curso en el instante la víctima se decidió a relatar lo acontecido en una red social. Este quinto imputado era menor en el instante de los acontencimientos. Hasta hace algunos días vivía en Miami y de ahí que no estuvo presente el pasado 2 de agosto en el instante le leyeron los cargos a los otros cuatro, todos perteneciente a familias muy conocidas y De la misma forma influyentes del planeta empresarial, político y deportivo de Trelew y Puerto Madryn. Están encausados del delito de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal.

A puertas cerradas

En la investigación realizada Después de la demanda, al adolescente (que El día de hoy tiene 24 años) se le imputa haber sido quien “cuidaba” la puerta de ingreso al quincho En tanto se desarrollaba el abuso impidiendo que otras personas ingresaran al lugar acerca de todo, amigas de la víctima.
Las audiencias son privadas debido a que en el instante de cometerse el supuesto delito tanto víctima como victimarios eran menores de edad en su mayor parte. de ahí que y respetando aun tratados internacionales, el poder judicial preserva su identidad y ninguna de las audiencias (aún si la ocasión llega a juicio oral) serán públicas.

La escena del crimen está “tapiada”

Las chicas residían en Puerto Madryn y habían concurrido a Playa Unión el 21 de septiembre de 2012 para celebrar la llegada de la primavera. La celebración se desarrolló en la casa de uno de los encausados, situada ante al mar y que El día de hoy se halla virtualmente “tapiada” con ladrillos tanto la puerta de ingreso como las ventanas exteriores.
Ya en la madrugada del 22 de septiembre los encausados abusaron de la adolescente quien se encontraba indefensa bajo los efectos del alcohol o bien de alguna sustancia que le provocó un estado de inconciencia que le impidió defenderse del ataque sexual al que fue sometida. más tarde fue rescatada por sus amigas que la llevaron a una casa de Rawson donde permaneció dormida a lo largo de muchas horas.
Después de cometido el hecho había recibido amenazas y el pedido de que “no cuente nada”. Fue tal el acoso que con su familia decidieron irse de Madryn, donde residían. Desde aquel instante están viviendo en la BS AS.

periódico de madryn, fuente