A más 24 horas del apagón histórico que dejó sin luz a prácticamente todo el país, la Secretaría de Energía aún no identificó el origen específico de la falla que ocasionó el corte de suministro eléctrico, aunque baraja múltiples hipótesis y ya se tomaron medidas precautorias que ocasionarán un costo de u$s 3,5 millones al Estado.
Se espera que en quince días esté listo el informe final que están elaborando las compañías Cammesa y Transener, responsables de la distribución de energía eléctrica. Entre tanto tanto, se adoptó la Resolución de limitar la potencia máxima que proviene desde el corredor Litoral (que va desde la Central de Yacyretá cara Buenos Aires).
“Esto quiere decir que se marcha a bajar la potencia máxima transmitida para disminuir el riesgo de que ante una falla se vuelva a cortar el suministro”, explicaron el Secretario de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico, Juan Antonio Garade; el Subsecretario del Mercado Eléctrico, Juan Alberto Luchilo; el titular de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), Jorge Ruíz Soto; y el directivo de la transportista Transener, Carlos García Pereyra, en una rueda de prensa de la que participó ámbito.com.
Los funcionarios mantienen No obstante que aunque se limite el máximo de potencia “hay reserva de potencia y energía suficiente”, aunque sí aceptaron que esta modificación va a hacer que “la intervención sea más cara” debido a que “se marcha a sustituir la energía hidroeléctrica por energía térmica que se venía trayendo de Brasil”. “Es un costo marginal”, agregaron.
Conforme la versión oficial, el reemplazo en el suministro de energía traerá aparejado una pérdida de u$s 3,5 millones de ahorro para el Estado. “Es una cantidad marginal si se tiene presente que el sistema cuesta al año, entre los gastos de combustible, intervención, mantenimiento y demás, unos u$s 9.500 millones al año”, avisó Luchilo.
Conforme señalaron los funcionarios, «el 20% (de los u$s 3,5 millones) lo pagan de forma directa los grandes usuarios, no los residenciales, y el 80% lo paga el Estado como alteración de subsidios».
aunque el informe final acerca de las causas estará listo en dos semanas, una hipótesis preliminar apunta que se registró una falla en la línea de alta tensión entre Colonia Elía y Nueva Campana donde se observó “un desbalance entre los causes, una suerte oscilación del sistema de potencia”.
«Hasta no disponer el 100 por ciento de los factores evaluados no descartamos ninguna hipótesis, No obstante no vemos indicios que apunten a la posibilidad de un cyber ataque o bien un sabotaje», aseguró Por su lado Pereyra.
«Toda la data quedó registrada como una suerte de caja negra y eso se bajó a papel, se imprimió, nuestros técnicos ya la están evaluando. El informe final Será todo ese registro más su interpretación», explicaron los funcionarios a la prensa.
En este marco, señalaron que para este 1er análisis se necesitará de consultores nacionales expertos en esta clase de fallas, «que son muy pocos». Basándonos en esto, se decidirá si las compañías deben solventar o bien no un resarcimiento económico. (Fuente: Ámbito Financiero)

periódico de madryn, fuente