TRELEW – El último episodio tuvo como protagonistas a dos delincuentes que se movilizaban en moto y ingresaron al negocio diciendo que estaban armados. Intimidaron a la dueña y a dos clientas, a quienes les sustrajeron dinero y pertenencias, aparte de apoderarse de la recaudación del día.

Un empleado de la verdulería aprovechó un instante de distracción de los delincuentes y sin que se dieran cuenta ha logrado salir del negocio, los dejó encerrados y fue a pedir ayuda a los vecinos: en el instante regresaba vio que los delincuentes salían por una pequeña ventana del enrejado de la puerta de acceso.

Llamativamente, la verdulería está situada a tres cuadras de una Comisaría, en un campo periférico de la zona norte de la ciudad, en el que los vecinos mantienen que «rara vez» ven pasar un patrullero o bien una recorrida policial.

periódico de madryn, fuente