Después de ciertos meses de relativa calma, el mes de agosto registró un pico de protestas callejeras con 524 piquetes en todo el país, lo que representó la cifra más alta en lo que va del año, resaltó el informe mensual de Diagnóstico Político.
Conforme el informe, que lleva la firma de Patricio Giusto y que es elaborado Basándonos en data propios, «en relación a julio (mes con menos cortes desde enero), hubo un impactante incremento de 36%».
«Comparado con agosto de 2018, los piquetes subieron 3%», apuntó el trabajo que Además apuntó que en lo que va de 2019 se produjeron 3.403 cortes de vías públicas, contra 3.858 de ese mismo período a lo largo de 2018, lo que representa una merma de 12%.
Respecto a los distritos con más piquetes, Diagnóstico Político resaltó que la GBA (102) encabezó la tabla, seguida por la Capital Federal (54). En tanto que la provincia de Santa Fe (35) quedó en 3er lugar, por arriba de Misiones (33) y más atrás se encontraron Río Negro (29), Chubut (26), Córdoba (25) y Neuquén (25). Por su lado, las provincias con menos cortes fueron San Juan (2), San Luis (2) y Santiago del Estero (3).
El seguimiento, efectuado en forma ininterrumpida desde enero de 2009, resaltó que en lo que se refiere a los actores que lideraron los bloqueos, las organizaciones sociales (149) repitieron el 1er lugar, con un notable incremento de cortes respecto al mes anterior.
En el 2do lugar se encontraron los trabajadores estatales (93), seguidos por las fuerzas político-partidarias (68) y más atrás, aparecen trabajadores privados (60), vecinos (56), Conjuntos de desocupados (55) y otros actores (43).
El trabajo de Diagnóstico Político muestra que, en la comparación interanual, en los que va de 2019 hasta el mes de agosto, la conflictividad callejera había disminuído en prácticamente todos y cada uno de los meses.
De esta forma, en mayo, junio y julio de 2019, la volumen de cortes de vía pública había sido de 404, 435 y 386 piquetes respectivamente contra 556, 575 y 436 en exactamente los mismos meses mas de 2018.
despues de la semana que siguió a las PASO, y durante de las turbulencias económicas, las organizaciones sociales habían decidido levantar el pie del acelerador en lo que hace a queja en las calles.
La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular ( CTEP), Distritos de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) acordaron postergar la movilización que iban a efectuar el 16 de agosto en rechazo del paquete de medidas económicas que impulsó el gobierno para controlar la crisis.
mas en la semana que termina de transcurrir, las organizaciones sociales pusieron su poder de fuego, llevando a la calle multitudinarias manifestaciones que ocuparon las inmediaciones del ministerio de Desarrollo Social y se desplegaron a todo lo largo de la 9 de Julio, Metrobus incluído produciendo un caos de tránsito que hacía rato no se observaba.
Las organizaciones sociales evaluaron el instante político con una mayor moderación que más tarde del abultado logro electoral de Alberto Fernández, pretendiente presidencial del ante de Todos.
En ese espacio se evaluaba que sería un efecto negativo salir a las calles desbocadamente con la posibilidad de que se generen disturbios que permitan que se los acuse de desestabilizadores.
A los tradicionales protestas de las organizaciones sociales, como la prórroga de la ley de emergencia social o bien la sanción de la ley de emergencia alimentaria, se les agregaron otras medidas relacionadas con la reciente depreciación.
mas el caballito de batalla de estas últimas jornadas de queja fue la declaración de emergencia alimentaria que vienen reclamando desde diferentes ámbitos políticos y sociales.
(Fuente: periódico Popular)

periódico de madryn, fuente